Redefiniendo el concepto del Amor

El  sufrimiento proviene del concepto errado del amor, en las relaciones de pareja, familiares, amistades, la pérdida de aquello que amamos, la  salud, riqueza, estatus, poder” etc.

Pero si Dios es la fuente pura del Amor y el concepto de espiritualidad gira en torno al amor ¿Cómo puede entonces, ser la causa principal del sufrimiento?

En realidad, lo que hemos sentido la mayor parte del tiempo no ha sido amor, sino adicción, de hecho no entenderemos el verdadero amor hasta que reconozcamos Lo Único digno de Amar Incondicionalmente.

El corazón, el cual es el centro de las emociones, no permite la entrada de opuestos, no podemos amar al enemigo, ni al enemigo del amado, por ende cuando el falso amor entra, el verdadero amor sale, y de ahí surge el dolor.

El Islam habla de dos conceptos  en el proceso de purificación  del corazón (tazkiyah): Takhliyah y Tahliyah…

Takhliyah es el primer paso, y consiste en vaciar el corazón de todo apego, y ”amor” excesivo… y digo ”amor” (entre comillas) ya que en realidad, no es amor, es hawa (deseo). Takhliyah consiste en el desapego a toda adicción.

Hawa también significa viento, y salto al vacío, y es que el deseo es como el viento, es invisible, no se puede tocar, no se puede atrapar, solo se puede sentir, la fuerza del viento destruye todo lo que encuentra a su paso, y se va dejando destrucción. Así son los deseos, nos impulsan a llevarnos lo que hay frente a nosotros por delante, sin pensar, y al final, desaparece dejándonos en caos y las manos vacías.

Tahliyah es el segundo paso, y consiste en adornar el corazón con aquellas cualidades derivadas del verdadero amor. Amar a Dios  Único, y con base en ese amor, amar sus bendiciones como muestra de gratitud. Este es el verdadero amor.

Una forma de evaluar si aquello que creemos sentir es amor, es analizar el efecto que tiene dicho sentimiento:

Si lo que sientes por esa  persona, objeto, idea, hobby, te aleja de Dios, y te impulsa a ir contra Él, entonces no es amor, es apego.

 ¿Y quién está más extraviado que aquel que sigue sus pasiones sin ninguna guía de Allah? 28:50

Si lo que sientes, se vuelve un medio para experimentar el amor por Dios y acercarte a Él, entonces es amor verdadero.  Es así como podemos  soltar y  dejar ir, si el Verdadero Amor habita en nosotros, entonces sabremos que lo que Él otorga y quita es bueno para Sus siervos.

Hay hombres que suplen a Allah con otros a los que aman como se ama a Allah; pero el amor por Allah de los que creen es más fuerte 2:165

Es normal que la pérdida de algo querido duela, lo que no es normal, es que nos lleve al punto de la desesperación y dicha pérdida nos impida vivir, porque aquel que está consciente del Amor de Dios, sabe que todo lo que Él decreta es de beneficio para el creyente

Puede que os disguste algo que sea un bien para vosotros y que améis algo que es un mal. Allah sabe y vosotros no sabéis. 2:216

 Tal vez os esté disgustando algo en lo que Allah ha puesto mucho bien. 4:19

“Las más grandes recompensas vienen con las más grandes pruebas. Cuando Dios ama a una persona, la prueba. Quien acepte eso, se gana la complacencia de Dios, pero quien esté disconforme con eso, se gana Su enojo”.  at-Tirmidhi, 2396; Ibn Máyah, 4031; 

“Cuán maravillosa es la situación del creyente, porque sus asuntos son todos buenos, y esto no puede decirse sino del creyente. Si algo bueno le sucede, es agradecido y eso es bueno para él. Si algo malo le sucede, lo soporta con paciencia y eso es bueno para él” (Narrado por Muslim, 2999)

Tal vez nos preguntemos, ¿Cómo afecta esto nuestras relaciones? ¿Acaso lo que Dios quiere es que dejemos de amar todo lo que nos rodea y ser indiferentes ante la pérdida de aquello que amamos?

Puede ser que nos estemos aferrando a la adicción, porque pensamos que el desapego es indiferencia y nos condena a una vida en soledad. La realidad es que las relaciones cimentadas en el amor de Dios, son más fuertes, más estables  y duraderas. Esto se debe a que no le exigimos al otro que cargue con nuestras emociones, las cuales pesan mucho más de lo que cualquier otro individuo puede soportar. Cuando hacemos al otro responsable de nuestra felicidad, le estamos exigiendo mucho más de lo que puede dar, nadie puede garantizar su propia felicidad, ¿Cómo poder cumplir con esta expectativa de la pareja?

Muchas relaciones se acaban porque sus partes, no pueden soportar las cargas emocionales del otro, es tanta nuestra ”necesidad” de sentirnos suficientes, de sentirnos aprobados, de sentirnos amados, valorados, completos, y se lo exigimos a alguien que se siente igual o peor, dos necesitados, pobres, vacíos, exigiendo saciedad, exigiendo ”amor” cuando  desconocen su verdadero significado.

Si ambos tornan sus corazones a la fuente Pura e Infinita de Amor, se vuelven un equipo de trabajo, en el cual cada uno sirve de apoyo al otro para construir ese puente de regreso al Amado.  Se dan cuenta de que el otro es un regalo de Dios. Y los regalos incrementan el amor por aquel que los otorga. No tiene sentido ignorar al que nos ha dado el regalo y dedicar nuestro amor y gratitud al regalo en sí. Los regalos de Dios, que son todo lo que somos y nos rodea, tienen el propósito de incrementar nuestro amor por Él. Aquel que ha despertado encuentra en todo lo que le rodea una razón para sentir gratitud y Amor por El Dador.

Toda la creación es dependiente del Sustentador, Todo lo que nos rodea recibe su provisión del Autosuficiente, y todo depende de Él, si el remueve algo, lo reemplaza con algo mejor, no es el fin del mundo, la vida no colapsa por las pérdidas, pero sólo el que mira hacia Él lo puede comprender.

Abrir los ojos, despertar del sueño, regresar de la inconciencia, es verlo a Él, en todo, ver Sus signos, ver Sus Atributos, Ver su Poder, Su Grandeza, Su Misericordia, es reconocer que nada tiene poder en sí mismo, es ir a la Fuente, ¿Por qué conformarse con el siervo cuando podemos llegar al Rey?

Todo lo que vemos, es indefenso e incapaz de auto sostenerse, no nos equivoquemos pensando que los grandes imperios tenían poder en sí mismos, ¿acaso la historia humana no ha sido testigo de la caída de los imperios más grandes y poderosos de la historia?

Umar Ibn Al Khattab solía decirle a su ejército: “vuestro Apoyo para lograr la victoria no es el gran número de soldados, más bien, vuestro apoyo proviene de los cielos.”

El dunia es cambiante, por el decreto y  la Sabiduría de Su Creador, es inestable, las personas llegan, se van, cambian, “Los corazones están entre dos dedos de Allah, Él los muevo como quiera”

¿Porque desgastarnos poniendo toda nuestra esperanza en otro cuando nada puede garantizar su propia existencia?

Esto es despertar, es darnos cuentas de La Realidad, Del Real, de La Verdad. Aquí termina la búsqueda de la felicidad,… termina en el encuentro con El Amado.

Dios es el Único que nos ama de verdad, Su Misericordia por nosotros es 70 veces más grande que la de la madre por su hijo en brazos. Nos acepta todas las veces que decidamos volver a Él, perdona nuestras faltas aunque sean tantas como el tamaño del océano, nos guía una y otra vez.

Así como existe un solo Amor, también hay una única pérdida, y no es la de la riqueza, el ser amado, la familia, la salud o la belleza, sino  la pérdida de Dios, es la única calamidad, es la única causa de perder la razón de vivir, quien pierde a Dios, pierde todo, quien pierde Su Misericordia está condenado por el resto de la eternidad… El peor castigo en el más allá, no es el fuego, sino el no poder verlo, el permanecer en Su ausencia, así como el placer más grande, la recompensa más grande que un ser humano puede experimentar  no es el paraíso en sí, es verlo y el vivir en Su Eterna, Sublime, Gloriosa, Majestuosa, Infinita  Presencia.

Nuestra llegada a este mundo consiste en encontrar el tesoro perdido, cuando nacemos estamos despiertos, conscientes y al ir creciendo olvidamos el convenio con el Creador que hicimos cuando nos encontrábamos en nuestro estado real, esencial, espíritu.

Y cuando tu Señor sacó de las espaldas de los hijos de Adam a su propia descendencia y les hizo que dieran testimonio: ¿Acaso no soy Yo vuestro Señor? Contestaron: Sí, lo atestiguamos.

El niño solo conoce el Amor, no teme, toma la leche hasta sentirse saciado para permanecer vivo, no juzga, no ha adquirido aún los vicios del dunia, no siente amor enfermizo, no tiene deseos de ser poderoso, rico, famoso, es libre… pero a medida de que se va haciendo mayor, aprende los modos del mundo, y el juego de la búsqueda del tesoro perdido empieza, a la final, nos hacemos mayores, vivimos buscando, en los logros, en las relaciones, en las adquisiciones, hasta hacernos viejos, algunos encuentran ese tesoro, a otros, la búsqueda se les hace interminable, y entre más buscan, más perdidos se encuentran.

Cuando somos jóvenes, creemos saber lo que nos hace felices, creemos saber lo que necesitamos y vamos tras eso. Después de tenerlo todo, de haber perdido algunas cosas, haber ganado otras, la incógnita permanece, aún más misteriosa. Empiezan a hacerse más altos, más profundos, más fuertes los llamados del espíritu, pero los vicios, las enfermedades del corazón, las cuales hemos ido adquiriendo a través de los años de somnolencia y negligencia, nos hacen inmunes a este llamado. Pero hay algo dentro que cree, que es optimista, que no pierde la esperanza del reencuentro con su origen, y es el Ruh, es nuestro espíritu tratando de recordarnos el camino a casa.

Para llegar a la meta, debemos conocer nuestro objetivo, no podemos ganar el juego de la vida si no conocemos sus reglas, y no nos sentiremos motivados a ganarlo si no conocemos la recompensa. El objetivo, para todos los seres humanos, es el mismo, es el Amor, disfrazado  de diversas maneras, el origen de lo que anhelamos es el mismo, solo que manifestado de diversas formas. Antes de seguir caminando en la oscuridad, sin saber nuestro rumbo, hagamos un pare,  y permitamos al alma redefinir el concepto del Amor… Una vez claro, sigamos nuestro camino al encuentro del Amado.

La vida del mundo no es sino juego y distracción, la verdadera vida es la morada de la Última Vida, si supieran.  29:6

 

Esta entrada fue publicada en tazkiyah y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s