Introducción del Sagrado Quran: Surah Al i Imran (3)

3. Surah Al i Imran (La familia de Imran)

Nombre

Al-i-Imran, al igual que los nombres de muchas otras surahs, es simplemente un nombre para distinguirlo de otras surahs y no implica que la familia de Imran sea el tema central o único tema que haya sido discutida en ella.

Período de Revelación

Esta Surah consiste en cuatro discursos Los primeros discurso:

El primer discurso (1-32) fue revelado probablemente justo después de la batalla de Badr.

El segundo discurso (33-63) fue revelado en 9 A. H. con la ocasión de la visita de la delegación de los cristianos de Najran.

El tercer discurso (64-120) parece haber sido revelado inmediatamente después del primero.

El cuarto discurso (versículos 121-200) fue revelado después de la batalla de Uhd.

Tema

Aunque estos discursos fueron revelados en diferentes períodos y en diferentes ocasiones, están tan interrelacionados y están tan interconectados en cuanto a su propósito, objeto y tema central que forman un todo continuo. Esta sura ha sido dirigida especialmente a dos grupos: el pueblo del Libro (los judíos y los cristianos) y los seguidores de Muhammad (la paz de Allah sea con él).

El mensaje se ha extendido a los judíos y a los cristianos como continuación de la invitación en Al-Baqarah, en la cual han sido amonestados por sus creencias erróneas y morales y se les aconseja aceptar, como remedio, la Verdad del Corán. Se les ha dicho aquí que Muhammad (la paz de Allah sea con él) enseñó el mismo modo de vida correcto que había sido predicado por sus propios Profetas; que solo era el camino correcto, el camino de Allah; por lo tanto, cualquier desviación de este será errónea, incluso de acuerdo con sus propias Escrituras.

El segundo grupo, los musulmanes, que habían sido declarados como la mejor comunidad en Surah Al-Baqarah, nombrados porta-antorchas de la Verdad y encargados de la responsabilidad de reformar el mundo, recibieron instrucciones adicionales como continuación de las que se dieron en la  Surah anterior. Se les advierte a los musulmanes aprender la lección sobre la degeneración religiosa y moral de las antiguas comunidades y que se abstengan de seguir sus pasos. También se les ha dado instrucciones sobre el trabajo de reforma que debían realizar. Además de esto, se les ha enseñado cómo tratar con la gente del Libro y los hipócritas que estaban poniendo diferentes tipos de obstáculos en el camino de Allah. Sobre todo, se les ha advertido que se cuiden de las debilidades que habían surgido en la batalla de Uhd.

Contexto

Los creyentes se habían enfrentado a todo tipo de pruebas y tribulaciones sobre las que habían sido prevenidas en Surah Al-Baqarah. Aunque habían salido victoriosos en la Batalla de Badr, todavía no estaban fuera de peligro. Su victoria había despertado la enemistad de todos aquellos poderes en Arabia que se oponían al Movimiento Islámico. Los signos de las tormentas amenazantes habían comenzado a aparecer en todos lados y los musulmanes estaban en un estado perpetuo de miedo y ansiedad. Parecía como si todo el pueblo árabe alrededor del minúsculo estado de Madinah – que no era más que un estado de aldea en ese momento – se empeñaba en borrar su existencia. Este contexto de guerra también afectó negativamente a su economía, que ya había sido gravemente perturbada por la afluencia de refugiados musulmanes de La Meca.

Luego estaba el inquietante problema de los clanes judíos que vivían en los suburbios de Madinah. Violaban todos los tratados de alianza que habían hecho con el Santo Profeta después de su migración de La Meca. Tanto es así que, con motivo de la Batalla de Badr, estas personas del Libro simpatizaban con los fines malvados de los idólatras, a pesar de que sus artículos fundamentales de Fe – Unicidad de Allah, Profeta, vida después de la muerte – eran los mismos que los de los musulmanes. Después de la Batalla de Badr, abiertamente comenzaron a incitar a los Quraish y a otros clanes árabes a que se vengaran de los musulmanes. Así, estos clanes judíos dejaron de lado sus relaciones amistosas y de vecindad de siglos con el pueblo de Madinah. Al final, cuando sus acciones perversas y las violaciones de los tratados se hicieron insoportables, el Santo Profeta atacó a los Bani Qainu-qa’a, el más perverso de todos los clanes judíos que habían conspirado con los hipócritas de Madinah y los idólatras de los clanes árabes para rodear a los creyentes por todos lados. La magnitud del peligro podía ser juzgada por el hecho de que incluso, la vida del propio Profeta estaba siempre en peligro. Por lo tanto, sus compañeros dormían en sus armaduras durante ese período y guardaban la guardia nocturna para protegerse contra cualquier ataque repentino, y cada vez que el Profeta estaba fuera de vista, aunque fuese por un corto tiempo, inmediatamente salían a buscarlo.

Esta incitación de los judíos añadió combustible al fuego que ardía en los corazones de los Quraish y comenzaron a hacer preparativos para vengar la derrota que habían sufrido en Badr. Un año después de esto, un ejército de 3.000 hombres marchó de Makka para invadir Madina y una batalla tuvo lugar al pie del Monte  de Uhd. El Profeta salió de Medina con mil hombres para encontrarse con el enemigo. Mientras marchaban al campo de batalla, trescientos hipócritas abandonaron el ejército y regresaron a Madinah, pero aún quedaba un pequeño grupo de hipócritas entre los setecientos que acompañaban al Santo Profeta. Ellos jugaron su parte e hicieron lo peor para crear caos en las filas de los creyentes durante la batalla. Esta fue la primera indicación clara de que dentro de la comunidad musulmana había un gran número de saboteadores que siempre estaban dispuestos a conspirar con los enemigos externos para dañar a sus propios hermanos. Aunque los artificios de los hipócritas habían jugado un papel importante en el fracaso de Uhd, las debilidades de los musulmanes no contribuyeron menos a ello.

Y era natural que los musulmanes mostraran signos de debilidad moral porque eran una nueva comunidad que se había formado recientemente sobre una nueva ideología y que aún no había recibido una formación moral completa. Naturalmente, en esta segunda prueba dura de su fuerza física y moral, algunas debilidades salieron a la superficie. Es por eso que se necesitaba una revisión detallada de la Batalla de Uhd para advertir a los musulmanes de sus deficiencias y para emitir instrucciones para su reforma. También debe señalarse que esta revisión de la batalla es muy diferente de las revisiones que suelen hacer los generales en ocasiones similares.

Asunto

Guía. Esta Surah es la secuencia de Al-Baqarah y en ella se continúa la invitación a la gente del Libro. En Al-Baqarah, los judíos fueron invitados a aceptar la Guía y en esta Surah los cristianos han sido especialmente amonestados a renunciar a sus creencias erróneas y aceptar la Guía del Corán. Al mismo tiempo, se les ha instruido a los musulmanes alimentar las virtudes que pueden permitirles cumplir sus obligaciones y difundir la Guía Divina.

Temas y su Interconexión

En estos versículos introductorios, las verdades fundamentales sobre Allah,  La Revelación y  La Vida después de la muerte han sido reiteradas para servir como preliminares apropiados, llevando a los temas principales discutidos en la Sura.  Versos 1 – 32

Este discurso se dirige especialmente a los cristianos y los invita a aceptar el Islam. Absuelve a Jesús y a su madre no sólo del estigma maliciosamente impuesto sobre ellos por los judíos, sino que también refuta el credo cristiano erróneo de la Divinidad de Jesús que había sido formulado a causa de su nacimiento milagroso. Para este propósito, los ejemplos de Juan el Bautista nacido de una mujer estéril y un hombre extremadamente viejo y el de Adán sin padre y madre han sido citados para demostrar que no hay nada en el nacimiento de Jesús sin un padre que le dé derecho a la Divinidad. Versos 33 – 65

En estos versículos la gente del Libro, los judíos, han sido invitados a renunciar a sus caminos siniestros y aceptar la guía divina. Al mismo tiempo, los musulmanes han sido advertidos de estar alerta sobre sus intenciones maliciosas, sus modos erróneos y sus absurdas objeciones. Versos 66-101

Se le has instruido a Los musulmanes aprender lecciones de la historia de la gente del Libro y también protegerse contra sus maquinaciones, prepararse y entrenarse para establecer la virtud y erradicar el mal. En esta parte, se ha hecho una revisión de la batalla de Uhd para tranquilizar  y enseñar a los musulmanes que las maquinaciones de sus enemigos, si practicaran la moderación y la fortaleza y temieran a Allah no les podrían hacer daño. Se ha señalado que el retroceso que habían sufrido era debido a la falta de algunas cualidades morales y a la existencia de algunos males. Ya que la causa principal de la derrota fue la codicia de los arqueros que custodiaban el paso, la toma de interés ha sido prohibida para erradicar este mal.  Versos 121 – 175

El tema principal de los versículos 109 – 120 ha sido reanudado para tranquilizar y alentar a los musulmanes contra las peligrosas tramas de sus enemigos.  Versos 175 – 189

Esta es la conclusión de la Surah y no está directamente relacionada con los versículos que le preceden inmediatamente, sino con el tema general de la Surah. 190 – 200

Sura Al Imran Caligraphy

Tomado del Tafhim al Quran, Abu Ala Al Maududi

Esta entrada fue publicada en Quran en Español y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s